¡Decide responsablemente!

Desde que empezamos el día estamos tomando decisiones. ¿A qué hora me levanto? ¿Qué desayuno? ¿Cómo me visto?... Todas estas son decisiones que todos hacemos a diario. Tomar una decisión no se refiere únicamente a cosas grandes, como ves puede ser también algo pequeño.

Absolutamente todo en tu vida es una decisión. Hay quienes piensan que somos el resultado de nuestras circunstancias, pero esto no es así. Somos el resultado de cada una de las decisiones que tomamos.

Casi siempre estamos atentos a las grandes decisiones que debemos tomar, nos enfocamos en ellas y les prestamos toda nuestra atención, energía y conciencia. ¿Y con el resto de decisiones? Generalmente, las pequeñas y cotidianas, las manejamos de manera inconsciente e impulsiva. ¿Qué tal si les prestamos más atención?

Si te despiertas temprano todos los días a hacer ejercicio o si madrugas para ir a aprender un nuevo idioma o si desayunas de manera saludable son decisiones que construyen tu vida. También las decisiones que no tomas afectan tu vida, porque no decidir también es una decisión.

¿Qué hace que elijamos una cosa y no otra? Lo hacemos pensando en el placer o en el dolor. Hay una impronta totalmente instintiva en los seres humanos y es que todo lo que hacemos es por dos motivos: evitar el dolor o acercarnos al placer. Por ejemplo, si te duele la cabeza puedes decidir tomar una analgésico para evitar el dolor.

Supongamos ahora que tú tienes sed, así que tomas la decisión de calmarla bebiendo algo refrescante. De esta manera te acercas al placer. Enseguida aparece una nueva decisión, de esas que casi siempre tomamos sin prestarle atención: ¿qué bebida voy a consumir? No es lo mismo elegir agua, jugo o una gaseosa. Esta decisión marca una gran diferencia en tu salud y por lo tanto impacta en cada uno de los aspectos de tu vida.

Te invito a que tomes las decisiones de manera consciente y a que recuerdes que todo el tiempo haces elecciones que impactan tu vida de una u otra manera. Recuerda que la transformación de tu vida empieza pensando y sintiendo de un modo diferente. Entonces, ¿qué tal si a la hora de tomar una decisión te preguntas si esta te aleja o te acerca a tu objetivo y dirección de vida? ¡Decide consciente y responsablemente!

Rocío Suárez

Más blogs de Rocío Suárez

Para morir solo tengo que vivir

A aprovechar la energia

¿Qué nace en esta navidad?

Para morir solo tengo que vivir

Pensé “ya tengo casa” pero no se hizo realidad…

“¡Es que me toca ir...!”

La gratitud como filosofía de vida consciente

¡Enfócate en lo que quieres!

¿Maximizar? ¿Minimizar?

Programa desde lo positivo

Enfocar para percibir

Del miedo al amor

No entiendo pero sí comprendo

Comprometerse para actuar

¿En dónde está la congruencia?

¡A empoderarse!

Elegir ver la luz

Actuar para potencializar

Creando la realidad

El cuerpo también llora

¡Tú decides si es bueno!

Sufrir es opcional

¡Rompe las cadenas!

Hacia la conciencia y la responsabilidad

Sentir es tu decisión