El sentido está en lo más simple

Quiero iniciar este post con un saludo muy amoroso para ti y mis mejores deseos para este nuevo año que empiezas. Por eso quiero hablarte de un tema fundamental en todos los inicios de ciclos: tu propósito de vida.

¿Sabes qué es un propósito de vida? Pues bien, es el sentido de tu vida, la razón para la cual fuiste diseñado y creado, el motivo por el que hoy estás aquí. Lo más lindo del propósito de vida es que somos nosotros, como seres humanos, los que escogemos cuál es.

Estás en capacidad de escogerlo porque tienes conciencia de ti mismo, es decir que puedes darte cuenta de cuáles son tus sueños, qué haces bien, qué te apasiona, qué te gusta, qué disfrutas qué competencias, habilidades y dones tienes, etc. Y es a partir de aquí desde dónde puedes construir tu propósito de vida.

Hay quienes logran descubrirlo muy rápido pero también están quienes aún no lo han hecho. Muchas veces, si no hemos descubierto nuestro sentido de vida y estamos buscándolo, esperamos ser negociantes supremamente exitosos, algún artista famoso, un doctor brillante...

A veces creemos que el sentido de nuestra vida debe ser algo muy grande y finalmente lo que hace es alimentar nuestro ego. Esto, en gran parte, pasa porque la sociedad generalmente nos está insistiendo en que “hay que ser alguien la vida”.

Y, si realmente nos damos cuenta, solo el hecho de ser hombres y mujeres que venimos de Dios, del Universo, de la energía o de lo que sea en lo que creas es una expresión de amor, una muestra de que ya somos alguien en la vida. No es necesario que demuestres valor alguno porque al ser tú mismo y por estar vivo, ya tienes un valor infinito. En tu interior está la grandeza y esto ya es increíblemente maravilloso.

Por eso quiero invitarte a que reflexiones sobre tu propósito de vida. ¿Qué tal si tu sentido de vida es sonreír y alegrar tu vida y la de los que te rodean? ¿O si es disfrutar todo aquello que haces? ¿Y si tu propósito es hacer absolutamente todo con amor en vez de como si todo fuera una obligación? ¿Mantener vivo tu niño interior? ¿Divertirte? ¿Enviar amor y bendiciones a todos los seres vivos? ¿Vivir maravillado y dejarte sorprender por todo? ¿O ser feliz?

Recuerda que la transformación de tu vida empieza pensando y sintiendo de un modo diferente. Muchas veces tu propósito de vida está en lo que parece más simple, cuando en realidad es lo más valioso. Entonces, ¿cuál es tu propósito de vida?

Rocío Suárez

Más blogs de Rocío Suárez

A aprovechar la energia

¿Qué nace en esta navidad?

Para morir solo tengo que vivir

Pensé “ya tengo casa” pero no se hizo realidad…

“¡Es que me toca ir...!”

La gratitud como filosofía de vida consciente

¡Enfócate en lo que quieres!

¿Maximizar? ¿Minimizar?

Programa desde lo positivo

Enfocar para percibir

Del miedo al amor

No entiendo pero sí comprendo

Comprometerse para actuar

¿En dónde está la congruencia?

¡A empoderarse!

Elegir ver la luz

Actuar para potencializar

Creando la realidad

El cuerpo también llora

¡Tú decides si es bueno!

Sufrir es opcional

¡Rompe las cadenas!

Hacia la conciencia y la responsabilidad

Sentir es tu decisión