Pensando o simplemente recordando...

¿Sabes cuántos pensamientos tenemos al día? Algunos dicen que son 1.000  pensamientos por hora. En promedio estamos despiertos unas 17 horas al día, lo que significa un total de 17.000 pensamientos diarios; un poco más, un poco menos.

Fíjate que con los pensamientos pasa algo en particular, la mayoría son repetidos. Puedes preguntarte: ¿De esos 17.000 pensamientos diarios, cuántos son recurrentes? ¿Qué pasa con ellos cuando yo tengo un problema, por ejemplo; inconvenientes en el trabajo o me estoy divorciando o tengo conflictos con un hijo?

El mismo pensamiento da vueltas y vueltas, como pollos asados, y sigue dando vueltas y vueltas, apareciendo siempre el mismo pensamiento. ¿Eso realmente es pensar? La respueta es NO. El pensar quiere decir, generar nuevas ideas, y cuando un pensamiento es recurrente, no lo estamos haciendo.

Lo que estás haciendo se llama recordar, y si analizamos bien, casi todo lo que pienso, ya lo he pensado en algún momento, entonces procesos de pensamiento nuevos como tal, no hacemos,  solo estamos recordando lo que ya sabemos. ¿Pero qué pasa cuándo cambias la percepción de un pensamiento de algo limitante a uno empoderador? En ese momento sí estas pensando, estás creando algo nuevo dentro de tu mente.

Sí logras a través de la comprensión y del amor, ver a esa persona que según tú, te causaba conflicto; eso ya es un pensamiento nuevo. Sí decides parar de quejarte; eso ya es un pensamiento nuevo. Sí optas por un hábito más saludable, ese también es un proceso de pensamiento nuevo.

¿Te das cuenta qué si voluntariamente y conscientemente cortas con esos hábitos limitantes, y los cambias por unos más empoderadores, generas procesos de pensamientos nuevos? Recuerda, que la transformación de tú vida empieza pensando, sintiendo y percibiendo de una forma diferente.

Rocío Suárez

Más blogs de Rocío Suárez

¿A qué le agradeces en tu vida?

¡A reconstruirse!

¡Eres una maravilla de mujer!

Depende del lugar y del momento

Lo similar se atrae

¡Acepta tu verdadera esencia!

¡Quítate la venda de tus ojos!

Decide responsablemente

Para morir solo tengo que vivir

A aprovechar la energia

¿Qué nace en esta navidad?

Para morir solo tengo que vivir

Pensé “ya tengo casa” pero no se hizo realidad…

“¡Es que me toca ir...!”

La gratitud como filosofía de vida consciente

¡Enfócate en lo que quieres!

¿Maximizar? ¿Minimizar?

Programa desde lo positivo

Enfocar para percibir

Del miedo al amor

No entiendo pero sí comprendo

Comprometerse para actuar

¿En dónde está la congruencia?

¡A empoderarse!

Elegir ver la luz

Actuar para potencializar

Creando la realidad

El cuerpo también llora

¡Tú decides si es bueno!

Sufrir es opcional

¡Rompe las cadenas!

Hacia la conciencia y la responsabilidad

Sentir es tu decisión